Horarios irregulares, “chuches”, comidas a “salto de mata” y ahora… nos toca volver a la rutina.  No debemos preocuparnos en exceso, es normal y hasta saludable saltarnos algunas normas, siempre que no se conviertan en malos hábitos.

Volver a las antiguas costumbres nos parece una tarea agotadora, pero con unos cuantos trucos, no lo será.

  •  CINCO COMIDAS AL DÍA.  Volvemos a la carga con el orden.  Eso sí, no hace falta introducir todos los alimentos “complicados” de golpe.  Si son las verduras, el pescado o las legumbres, los que no les gustan, introducirlas poco a pocarticulos-ideas_para_que_tus_hijos_coman_mas_saludable-v_1.jpg__420x303_q85o, no pasa nada si alargamos un poco más el “relax” vacacional.  Lo importante es que el cambio no sea radical.
  •  ACTITUD POSITIVA.  Muchos de ellos vuelven al comedor escolar.  Hay que motivarles en el reencuentro con sus amigos, el aprendizaje y el hecho de que van creciendo y afrontando nuevas responsabilidades.  Ser mayor es un reto
  •  PLANIFICA LAS  COMIDAS.  Las primeras semanas andamos todos como locos.  Planifica tu cesta de la compra con comidas fáciles antes de comenzar a complicarte la vida.  Será un buen modo de introducirse en la rutina poco a poco.
  •  DESAYUNOS POTENTES.  Poner especial hincapié en que salgan de casa “bien desayunados”.  Van a notar el esfuerzo físico e intelectual y deberán estar preparados para ello.

 Ponle alegría a su vuelta al cole, las “benditas rutinas” os ayudarán a recuperar el orden y los buenos hábitos.